Descubre nuestro Podcast Listen on Apple Podcasts

la décima atanquera

La décima atanquera está compuesta por una «redondilla» y cuatro estrofas. La redondilla de cuatro «versos o pies «introduce el tema, que se desarrolla en las estrofas de diez versos, repitiendo en el último de ellos el pie -o verso- de la redondilla que le corresponde; de esta manera la primera termina con el primer verso y así sucesivamente.

La décima es el arte por excelencia de narrar cantando: para el decimero es imprescindible una memoria prodigiosa y mucha destreza en el canto, para alcanzar las altas tesituras en que tradicionalmente se entonan estos versos.

La característica común re la poesía cantada en Atánquez ha sido la espontaneidad en la improvisación de versos-O coplas-,con la décima los poetas ataquemos iniciaron la tradición escrita de su poesía, Lo anterior ha posibilitado que muchas décimas, que no se han cantado en varias decenas de años, aún permanezcan como parte del patrimonio literario de la comunidad atanquera

  • El texto de esta entrada al igual que su imagen principal son tomados del tomo II de Anchiyama «Tradición oral músical de la región de Atánquez » de Mirian Vergara
  • Esta y otras publicaciones de esta autora están disponibles para «consulta en sala» en la Biblioteca

Existen formas de poesía hechas también para ser cantadas y que sus autores llaman «composiciones» y «argumentos» y otras que simplemente no tienen nombre. Su estructura formal es diferente a la de la décima, asemejándose a ésta en el número de versos de sus estrofas -diez- Como también en la utilización de la rima. En épocas pasadas,la presencia de los decimeros en la parranda fue tan importante y vital como la gaita y el chicote; los cantantes de hoy, aunque disponen de un rico material poético, no disponen de tiempo. En general, el motivo del deterioro de esta tradición es que ha perdido importancia para la comunidad, la cual apoyaba y reafirmaba la presencia del decimero como portador de una historia y sentir regional. Actualmente son pocos los decimeros activos, y las décimas que cantan por lo general pertenecen al poeta atanquero Antonio Joaquin Daza, quien difundió y populariza su poesía a través del canto y por escrito desde la segunda década del siglo XX.

Gracias al archivo personal del cantante Matías Maestre C. y a la memoria del cantante José María «Chema» Rodríguez,
fue posible recoger una muestra de obra poética de Antoni Joaquín Daza.